martes, enero 23, 2007

Antes Que Cambie El Paisaje: Isla de Roatan, Honduras

Una Amiga me contrató para hacer una actuación breve e informal en Roatan y le cobré un recorrido por Oak Ridge y por la deconocida banda norte de la Isla.


Fotos: Guillermo Anderson




¿Qué piensan los isleños sobre esta cantidad de construcciones, y todos estos proyectos habitacionales y hoteleros? Le pregunto a Calvin mientras me lleva en su carro al pueblo de Oak Ridge. Calvin es nativo de Jones Ville, fundada por los descendientes de ingleses que llegaron de la isla de Gran Caimán a mediados del siglo 19 a poblar Roatan. Me ha ofrecido llevarme a Oak Ridge y después a conocer algunos puntos de la banda norte de la isla, desconocida hasta ahora por la mayoria de los turistas que abarrotan Roatan en la temporada alta.




Desde hace algún tiempo tengo la inquietud de venir a Oak Ridge a hacer unas fotos. El pueblo está cambiando cada día sus estructuras de típico pueblo pesquero por hoteles y muelles turísticos. La industria pesquera como se conoció en los últimos cuarenta años también ha decaído y ello ha sido un factor importante en esta transformación.



Desafortunadamente, no creo que el conservar sus viejas estructuras de muelles pesqueros y casas sobre polines, los viejos bares y salones de baile va a ser parte del plan para atraer turismo. Es una lástima porque a mi parecer, después de la naturaleza que lo rodea, es lo mas atractivo de este pueblo que creció sobre el agua en una de las bahías mas hermosas y protegidas de Roatan.


Calvin no es un guía turístico, no me esta me está idealizando la isla. Con el acento que caracteriza a estos descendientes de gente de mar me cuenta sobre la lenta pero segura desaparición de la industria pesquera. Mucha gente de tierra firme ha comprado barcos pesqueros y se han llevado la actividad y las empacadoras a la costa. -Esto se va a volver turístico- me dice. El resultado es que los isleños están vendiendo su isla a las grandes compañías de Bienes Raíces norteamericanas. Los rótulos están por todas las carreteras de la isla.

La industria pesquera tuvo un auge importante en los años setenta, cuando los isleños comenzaron a exportar mariscos en grandes cantidades a Estados Unidos. En ese entonces y por casi treinta años, las vedas sobre la pesca de langosta y camarón eran prácticamente inexistentes. Esto, sumado al poco control que ha ejercido el gobierno de Honduras sobre estas islas generó una pequeña clase económica de nativos que amasó considerables fortunas.


Es poco lo que queda hoy de lo que fue Oak Ridge en su tiempo de pueblo pesquero. Si , mi postura es nostálgica y romántica. Cualquiera diría que no quiero aceptar el inevitable desarrollo de la isla. Pero no pretendo nada. Sencillamente quiero captar con mi camarita algunas imágenes que representan una forma de vida que agoniza. Dejar sentado que alguien pensó que era importante la historia que contaban estas construcciones de madera que hoy se pudren y ceden al agua salada de la bahía. Una forma de vida que en el pasado fue mejor para los isleños y hoy es mejor para los inversionistas.




Es interesante como el paisaje, las viejas goletas pesqueras, el oxido y la madera pueden ir contando ellos solos su historia. Me cuesta ver un viejo bar y salón de baile de madera que se pudre, sin pensar en su mejores días. Imaginármelo en las noches de día de pago de la camaronera, o en las fiestas de llegada o despedida de la flota pesquera.


Pienso en la vida dura e intensa de los hombres que tripularon estas goletas, de manos y mirada tosca. Año tras año entregados al vaivén de las mareas caribeñas y a cosechar el mar. –Aquí hay gente que ha vivido cosas mas increíbles que lo que puede leerse en cualquier libro- me dice Calvin y le creo. No hay forma mas natural de conceptuar lo que en literatura se llama “Realismo Mágico”y que aquí cobra tanta vida.


Los "Water Taxis" de Oak Ridge

En el muelle del bar “BJ’s que aún no es un bar para turistas, subo a un “water taxi”, una vieja canoa a motor diesel que me lleva en un paseo por la bahía y los manglares que milagrosamente se han salvado a su alrededor. Es una tarde espléndida y el acogedor pueblo de Oak Ridge, sus casas y viejos muelles invitan a quedarse. A quedarse hasta el ultimo momento en que lleguen los diseñadores, arquitectos y constructores acompañados de sus tractores y grúas. No hay duda que se impondrá el buen gusto y que algunos hoteles hasta intentarán rescatar algunas características del pasado pesquero de Oak Ridge. Yo sencillamente he venido a rendir un pequeño homenaje a lo que una vez fue un pueblo pesquero en la isla de de Roatan, Honduras.

Bahia de Oak Ridge vista desde Los Cerros Cercanos

*******************************************************************************

5 comentarios:

julia dijo...

Puta! si que cambian los paisajes ultimamente. Acá, como canta Fidel: "Guanacaste ya no está, ya no me lo canta el viento"

Te salió triste este post, y para que a vos algo te salga triste...esas son palabras mayores... y yo ayer después de ver esa película "Los hijos del hombre"...Ay...mejor me voy a llorar un rato.

Espero me haga bien.

Anónimo dijo...

Es muy doloroso lo que cuentas. Muy doloroso.

roxy dijo...

Me gusta mucho asomarme por esta bitácora. Espero nuevas entradas en los próximos días.

Patricio Schmidt dijo...

guillermo
julia me recomendo tu blog y es muy entretenido, que musica haces?
he estado en honduras trabajando en dirigir comerciales para sus cervezas, port royal, imperial, barena y algo mas, pero cada vez que voy desgraciadamente me quedo muy poco tiempo, me encataria conocer roatan y las ruinas que tu pais tiene, quizas en una proxima oportunidad lo haga, no me gusta el “turismo” y quizas por eeso no lo hago, me gusta entrar en los lugares de forma silenciosa, ojala con alguien que los conozca y entienda esa sensibilidad, ya me dare una vuelta mas larga por alla.
saludos americanos

Joshi Mineros dijo...

Bueno que puedo decir de roatan que no haya sido dicho, es una tierra hermosa desde west bay hasta port royal que se yo jeje. Es muy cierto apuntar que los isleños estan sediendo mucho terreno a los inversionistas extranjeros, pero esa es una caracteristica del todos los hondureños bajamos la cabeza y que otro lo haga y nosotros seremos sus empleados. Creo que aun tenemos una mentalidad esclavista.
Pero es una tierra hermos, la gente es amable y servicial, no solo en la zona turistica de la isla ya que Dios me dio la oportunidad de conocer el verdadero roatan, su gente su ingles, que es muy particular jeje. Tenemos una gran pais, solo hace falta que nos enfrentemos al reto que querer ser mas que espectadores de como otros se adueñan que por herencia es nuestro, apoyemos el progreso de nuestro pais, pero como los lideres no como peones, demostremos que podemos, con fe y esfuerzo Dios nos va a ayudar. Debemos formarnos profesionalmente para que no venga alguien a decirnos que ellos "inventaron el agua caliente". Avivemonos antes que otros nos coman el mandado. Demostremos que Honduras es nuestra y que la vamos a defender cuando veamos que quieren destruir su prestigio, su naturaleza y todo lo besho que Diosito nos ha dado.
Sabes a veces creo que Dios se tomo mucho tiempo en crear Honduras, la penso tan detalladamente, para que para cualquier lugar que vieramos, fuese unico y especial lleno de amor en cada detalle de nuestra tierra hermosa. sobra decir que estoy plenamente orgullosa de mi tierra y de mis hermanos que la saben representar diagnamente.
Saludos cordiales y felicidades :D